Trucos para aparcar el coche a la primera

Hoy en el blog de Talleres Dupesan, os daremos unos truquitos que os pueden ayudar a aparcar el coche a la primera sin desesperar en el intento.

Cuando nos sacamos el carnet de conducir, en la autoescuela a todos nos explican cómo aparcar el coche pero con el tiempo olvidamos algunas de las indicaciones. Así que hoy vamos a refrescaros un poco la memoria y a recopilar trucos que hemos ido aprendiendo con el tiempo y que esperamos os puedan ser muy útiles, ¡empezamos!.

Aparcar el coche

Trucos para aparcar el coche  

 

Cada espacio de aparcamiento precisará de unas maniobras diferentes, pero vamos a empezar por nombrar los tres tipos de aparcamiento que nos podemos encontrar:

  1. Aparcamiento en batería
  2. Aparcamiento en línea
  3. Aparcamiento en oblicuo

Cada uno de ellos tiene su método, indicaciones y trucos como describiremos a continuación. Pero a nivel general, aconsejamos siempre:

– Mantener la calma.

– Tener paciencia con uno mismo o con la persona que esté realizando la maniobra.

– Pensar y racionalizar. ¿Cabe nuestro coche ahí? ¿Qué movimientos debo hacer?.

– No desistir (siempre y cuando haya espacio suficiente para nuestro coche).

 

Consejos para cada tipo de aparcamiento:

      • En batería: En primer lugar siempre señalizar la maniobra con el intermitente. A continuación poner el coche marcha atrás e ir girando las ruedas para entrar en el espacio mientras se observa por el retrovisor hasta dejar el vehículo bien posicionado. Consejos: 
        • Intenta dejar un espacio de por lo menos 80 cm para evitar que se rallen las puertas al abrir las de otro coche.
        • Intentar también no aparcar al lado de monovolúmenes ya que es muy probable que viajen niños en ese coche y al abrir las puertas puedan rallarte el tuyo.
        • Aconsejamos aparcar «de culo», pues será mucho más fácil salir después y aumentará tu campo de visibilidad.
        • Si aparcamos «de cara» no apurar demasiado por delante ya que el parachoques puede rozar con la acera y dañarse.
        • Ten muy en cuenta las lineas que marcan el espacio.
        • Si aparcamos en batería en un parking privado podemos poner protectores en la pared o las columnas para evitar roces.

 

  • En línea: Es una de las maniobras más «temidas» y aunque para muchos conductores puede parecer muy difícil, una vez se entiende es solo cuestión de práctica. Para empezar, recordamos siempre señalizar con el intermitente la maniobra. Después tomar referencias de los coches de delante y detrás y empezar a girar haciendo marcha atrás hasta que veamos el retrovisor del vehículo de detrás. Finalmente, ir haciendo pequeñas maniobras para dejarlo ajustado a la acera. Consejos:
      • Intenta evitar aparcar en espacio pequeños ya que aumentarás las posibilidades de que te rocen el vehículo al desaparcar o volver a aparcar.
      • Nunca dejar una rueda encima de la acera ya que puede dañar el amortiguador y el neumático.
      • Evita aparcar detrás de vehículos que lleven la bola de remolque ya que durante su maniobra puede golpearte.
      • Deja las 4 ruedas rectas, alineadas.
      • Al aparcar, procura no tocar el bordillo con las ruedas, ya que se pueden dañar.

     

  • En oblicuo: Como en las otras dos maniobras, señalizar con el intermitente antes de empezar. La maniobra es bastante parecida a la de batería pero en vez de dejar el coche en paralelo lo dejamos en diagonal. Consejos: los mismos que en la maniobra de batería, tener en cuenta sobretodo el espacio entre coche y coche para evitar golpes o roces.

 

Y hasta aquí el blog de hoy, esperamos que os haya servido de ayuda, ¡Saludos y gracias por leernos!.

It’s all about finding the calm in the chaos. 

(Donna Karan)

 

Comments for this post are closed.